VÍA CRUCIS 

Basado en los fragmentos del libro del Padre Miguel Sopoćko  
“LA DIVINA MISERICORDIA EN SUS OBRAS”, tomo II. 

 Las fotos del Vía Crucis – hechas en el Santuario de Jasna Góra en Częstochowa, Polonia 

ESTACIÓN I 
JESÚS CONDENADO A MUERTE   

Te adoramos, ¡oh Cristo!, y te bendecimos. 
Que por tu santa cruz redimiste al mundo.

Me avergüenzo, Señor, de comparecer ante tu santo Rostro, pues me asemejo poco a Ti. ¡Tú sufriste tanto por mí durante tu flagelación! Ya esta parte de tu pasión podría haberte producido la muerte, si no fuera por la voluntad y la sentencia del Padre Celestial, quien tenía decidido que murieses en la cruz; cuando a mí ya me resulta difícil soportar pequeñas transgresiones y faltas de los miembros de mi familia, con aquellos con quienes convivo. En cambio  Tú, por tu inmensa misericordia, derramaste tanta sangre por mí; mientras que a mí, cualquier pequeño sacrificio que puedo ofrecer por mis prójimos me parece algo tan duro de soportar. Tú, con una paciencia inefable y en silencio, soportaste los dolores de la flagelación; mientras que yo me quejo y gimo cada vez que me toca soportar algo por Ti, alguna pequeña molestia o desprecio por parte del prójimo. ¡Señor, ten piedad de mí! 

SEÑOR MISERICORDIOSO, 
AYÚDAME A SEGUIRTE CON CONFIANZA

Jesucristo, que sufriste por nosotros, 
ten piedad de nosotros.

El texto completo del libro "Jesús, en Ti confío. Amor y Misericordia" (libro electrónico gratuito)
www.faustyna.eu

DEVOLVER